NOTE! This site uses cookies and similar technologies.

If you not change browser settings, you agree to it.

I understand

SDGs for All

SDGs for All is a joint media project of the global news organization International Press Syndicate (INPS) and the lay Buddhist network Soka Gakkai International (SGI). It aims to promote the Sustainable Development Goals (SDGs), which are at the heart of the 2030 Agenda for Sustainable Development, a comprehensive, far-reaching and people-centred set of universal and transformative goals and targets. It offers in-depth news and analyses of local, national, regional and global action for people, planet and prosperity. This project website is also a reference point for discussions, decisions and substantive actions related to 17 goals and 169 targets to move the world onto a sustainable and resilient path.

El precio de la degradación forestal y la pérdida de biodiversidad para los medios de subsistencia

Por Fabíola Ortiz

BONN (IDN) - La degradación forestal y la pérdida de biodiversidad tienen un precio muy alto para el clima y los medios de subsistencia de las personas. La restauración de los bosques es importante cuando se trata de aumentar la resistencia a las variaciones climáticas y garantizar un medio ambiente sano para las generaciones futuras. Este fue el mensaje principal transmitido por expertos y líderes comunitarios que se reunieron en Bonn (del 19 al 20 de diciembre de 2017) para discutir un camino más sostenible hacia la conservación.

"Debemos dejar de ver a los pueblos indígenas, los recursos naturales y los bosques como un problema. Podríamos verlos como una solución", dijo Robert Nasi, director general del Centro Internacional de Investigaciones Forestales (CIFOR), que fue el anfitrión del Global Landscapes Forum, una gran plataforma científica sobre el uso sostenible de la tierra.

Un mes después de que los líderes mundiales celebraran negociaciones en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP23), los encargados de formular políticas, expertos, representantes del sector privado, científicos y la sociedad civil regresaron a Bonn para discutir investigaciones de vanguardia y proyectos innovadores en África, Asia, América Latina y el Pacífico en un intento de ver los escenarios de manera holística.

"La gestión del escenario no es opcional, es una urgencia", argumentó Nasi, destacando la necesidad de promover la transformación a través del conocimiento y el cambio "la manera en que entendemos los paisajes" para proporcionar mejor evidencia basada en la ciencia para favorecer el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Erik Solheim, director ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), sugirió que un tercio de lo que la sociedad global puede hacer por el clima se puede lograr a través de políticas de protección de la biodiversidad.

"2017 fue el año en que vimos a la madre Tierra contraatacar", anotó. El huracán Irma azotó con enorme intensidad el Caribe, al mismo tiempo que vimos inundaciones en la India y Bangladesh, deslizamientos de tierra en Sierra Leona, sequías en Somalia y una serie de eventos climáticos y ambientales negativos".

"Sin embargo, hemos demostrado que también somos capaces de cambiar si realmente queremos", dijo Solheim, señalando el lanzamiento de la alianza contra el carbón entre el Reino Unido y Canadá; el presidente chino Xi Jinping, que más que nunca habló sobre el medio ambiente durante el congreso del Partido Comunista; y la India, que ha aumentado la combinación de energía solar y eólica.

"También necesitamos atraer al sector privado. Tenemos que traducir este gran impulso a los recursos financieros", urgió.

La degradación forestal y el cambio en el uso de la tierra contribuyen significativamente a las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y "la situación se está deteriorando rápidamente", advirtió Karin Kemper, directora de la División de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Banco Mundial.

Alrededor de 24.000 millones de toneladas de suelo fértil se erosionan cada año, y 12 millones de hectáreas de tierra se degradan anualmente. "Podemos ver los beneficios económicos de detener la pérdida de bosques y restaurar las tierras degradadas. Los productos forestales sostenibles tienen el potencial de crear millones de empleos rurales e impulsar el crecimiento verde", enfatizó Kemper.

El esfuerzo global de restaurar 350 millones de hectáreas para 2030 en el Desafío de Bonn capturará una cantidad de 15 gigatoneladas de CO2, lo que se traducirá en 107 mil millones de dólares en ganancias económicas.

"Es un cuadro sombrío, pero hay motivos para la esperanza", dijo Kemper. "Está surgiendo una nueva economía forestal con una mejor comprensión del valor económico de los servicios de los bosques, como el suministro de agua".

El continente que menos ha contribuido a las emisiones de GEI ha sido uno de los más afectados por los fenómenos climáticos extremos. "Abordar los problemas paisajísticos en África no es una opción, es existencial para nuestra supervivencia, necesitamos un enfoque sostenible del paisaje", dijo Ameenah Gurib Fakim, presidente de la República de Mauricio.

"Las amenazas a la biodiversidad son más graves en África que en cualquier otro lugar", señaló. "Las especies africanas están desapareciendo el doble de la tasa global impulsadas por la pérdida de hábitat y la huella de la humanidad. Esto ha sido causado por acciones humanas, como la caza furtiva, la deforestación, la extracción y los procesos nocivos para talar y quemar la agricultura, que amenazan profundamente el ecosistema acuático de África. Los efectos se ven amplificados por el cambio climático".

La modelización económica del impacto de la variación climática en África predice que, si la temperatura aumenta 1,5ºC para 2040, el impacto financiero será del 1,7 por ciento del PIB de África. Si sube 4,1ºC a finales de siglo, el costo económico del cambio climático será del 10 por ciento del PIB del continente.

"La única manera de combatir la pérdida de bosques es empoderar a las comunidades locales. Necesitamos avanzar en el debate sobre el manejo comunitario de los bosques", dijo la activista forestal brasileña María Margarida Ribeiro da Silva. Ella fue galardonada con el premio Wangari Maathai Forest Champions Award 2017 por sus logros en la promoción del manejo forestal comunitario.

El premio rinde homenaje a la memoria de Wangari Maathai, Premio Nobel de Kenia, quien defendió los bosques de todo el mundo. Reconoce a las personas destacadas que han ayudado a preservar, restaurar y gestionar de manera sostenible los bosques y a concienciar sobre el papel clave que desempeñan los bosques en el apoyo a las comunidades locales, los medios de subsistencia rurales, las mujeres y el medio ambiente.

"Vengo de una reserva extractiva en el Amazonas", explicó Ribeiro da Silva. "Nuestros medios de subsistencia siempre se han basado en la pequeña agricultura y el extractivismo. Nos organizamos en una asociación colectiva para ser representados. Pedimos nuestros derechos sobre la tierra y la concesión del título para ser manejados en forma comunal."

Desde 1998, ha luchado para asegurar los derechos de las comunidades locales a la tierra y proteger los bosques y ríos. "Ayudamos a crear un marco legal para permitir que las comunidades gestionen los recursos forestales en áreas protegidas. Nuestra experiencia se ha convertido en un modelo para otros. También apoyamos la reforma del código legal forestal en Brasil". [IDN-InDepthNews - 22 de diciembre de 2017]

Foto: Global Landscapes Forum. Crédito: Pilar Valbuena

Newsletter

Striving

Striving for People Planet and Peace 2018

Mapting

MAPTING

Fostering Global Citizenship

Partners

 


Please publish modules in offcanvas position.