NOTE! This site uses cookies and similar technologies.

If you not change browser settings, you agree to it.

I understand

SDGs for All

SDGs for All is a joint media project of the global news organization International Press Syndicate (INPS) and the lay Buddhist network Soka Gakkai International (SGI). It aims to promote the Sustainable Development Goals (SDGs), which are at the heart of the 2030 Agenda for Sustainable Development, a comprehensive, far-reaching and people-centred set of universal and transformative goals and targets. It offers in-depth news and analyses of local, national, regional and global action for people, planet and prosperity. This project website is also a reference point for discussions, decisions and substantive actions related to 17 goals and 169 targets to move the world onto a sustainable and resilient path.

Huérfanos del conflicto en la República Democrática del Congo aprenden un arte marcial brasileño para superar el dolor

Por Fabíola Ortiz

GOMA (IDN) - Desde febrero de este año, Melvin*, de 16 años de edad, vive en un refugio para ex niños soldados en los suburbios de Goma, la capital de la provincia de Kivu Norte, al este de la República Democrática del Congo (RDC). Pertenece a una pequeña comunidad.

Su historia se asemeja a la de muchos niños congoleses que viven en las lejanas comunidades del este de la RDC. Fue secuestrado de su aldea natal para unirse a los rebeldes de Nyatura, un grupo armado liderado por la etnia mayi-mayi y fundado en 2010 principalmente por los hutus congoleses. Entre las violaciones de los derechos humanos de las que se les ha acusado está el reclutamiento de niños soldados, uno de los crímenes más atroces que han cometido.

Hace dos años que el introvertido Melvin, quien ha perdido a su familia, no ha podido regresar a su comunidad. Es probable que sea uno de los miles de huérfanos del conflicto.

Entre 2010 y 2013, las Naciones Unidas documentaron nada menos que 4.194 casos de reclutamiento de niños, según el último informe del Secretario General sobre los niños y los conflictos armados de la República Democrática del Congo. Aproximadamente un tercio de los casos documentados se referían a niños menores de 15 años. El 76% se llevó a cabo en Kivu del Norte. Sus testimonios contaban que se utilizaron como combatientes, escoltas, cocineros, cargadores, guardias y esclavos sexuales.

En los últimos diez años (2007-2017), al menos 65.000 niños y niñas han sido liberados de las fuerzas armadas y los grupos armados de todo el mundo, dijo el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, en febrero de 2017. Más de 20.000 personas se encontraban en la RDC. Es difícil confirmar datos exactos sobre el número de niños utilizados y reclutados en los conflictos armados debido al carácter ilícito del reclutamiento de niños. Sin embargo, UNICEF estima que decenas de miles de niños y niñas menores de 18 años son utilizados en conflictos en todo el mundo.

"Es probable que las cifras verificadas de la ONU representen sólo una parte del problema debido a los problemas de acceso para fines de verificación, incluyendo la inseguridad y los combates, los problemas de terreno e infraestructura, y las restricciones gubernamentales al acceso a los grupos armados", según la Directora Superior del Programa Bonnie Berry de Watchlist on Children and Armed Conflict.

El introvertido Melvin está siendo atendido por una organización local sin fines de lucro llamada Programme d' Appui à la lutte contre la Misère (Programa de Apoyo a la Lucha contra la Pobreza - PAMI) con sede en Goma. Creado en 1997, es uno de los aliados congoleses del UNICEF que trabaja en el proceso de verificación de los niños vinculados a las fuerzas armadas y los grupos armados (llamados CAFAG) y gestiona un centro que alberga a niños no acompañados.

Después de meses de lucha en el bosque, Melvin decidió escapar con otros nueve muchachos. "Había muchos jóvenes y niños en el grupo. Diría que en total había unos 2.000 rebeldes. Me escapé llevando un arma. Sería muy peligroso si volviera a mi aldea, me matarían", dijo Melvin a IDN.

Ahora vive bajo las instalaciones de la PAMI en Goma. La vida ha cambiado completamente para él desde que fue acogido en el refugio. "Es muy diferente de la vida que llevaba en el grupo armado", dijo.

El chico solitario e introspectivo ha encontrado ahora un nuevo significado para su vida cotidiana y una forma de expresarse y recuperar la autoestima. Durante cinco meses, ha estado practicando un arte marcial brasileño con raíces africanas, llamado Capoeira.

Esta práctica cultural, a la vez lucha y danza, promueve el respeto mutuo y la cohesión social y fue inscrita en 2014 como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en la UNESCO.

En la República Democrática del Congo, una iniciativa de UNICEF denominada "Capoeira pour la Paix" (en francés) -financiada por Canadá, Suecia, AMADE-Mondile, Bélgica y la Embajada del Brasil en Kinshasa- se ha incluido en el programa DDR (desarme, desmovilización y reintegración) para los niños.

"Sabíamos que la capoeira se estaba utilizando con niños vulnerables en Haití y también en Panamá. Empezó como un proyecto piloto para ver cómo podíamos integrar 'Capoeira for Peace' dentro del programa de DDR para niños para apoyar la rehabilitación de los niños liberados de los grupos armados y las fuerzas armadas", explicó Marie Diop, especialista en protección infantil de UNICEF en la oficina oriental de la RDC.

Este verano pasado, la iniciativa conmemoró tres años y ahora se ha integrado plenamente en las actividades de apoyo psicosocial en los centros de atención de tránsito de Goma. "Es a través de la Capoeira que los niños y niñas pueden convivir de manera muy pacífica con otros niños y adultos. La capoeira ha ayudado mucho en la desestigmatización de los niños", dijo Diop.

Alex Karibu, de 29 años, nacido en Kinshasa, se convirtió en uno de los maestros de capoeira de la iniciativa. Como voluntario de las Naciones Unidas, desarrolla las clases de capoeira para niños y niñas que han sido desvinculados de los rebeldes en el este de la RDC.

"Han sido doce años que he practicado, la Capoeira vino a mi vida como un cambio positivo y me inspiró a recuperar la confianza en mí mismo. Desde el primer momento pensé que quería ser embajador de la Capoeira en mi país", dijo Karibu.

Para él, este arte marcial le permite reunir a las personas, superar las diferencias sociales y reunir a los participantes como una reunión familiar. "Hace que todos seamos hermanos y hermanas, no induce agresividad y ayuda a promover la armonía, la paz, el amor y el respeto mutuo", sugirió.

Desde que llegó a Kivu del Norte, a principios de 2016, ha notado un cambio progresivo en los niños. "No es fácil para los muchachos que han estado en grupos armados, la mayoría de ellos tuvieron que dejar a sus familias. Les digo que estoy aquí para ayudar y que pueden confiar en mí. Muchos de ellos han sido abusados y maltratados".

Como consecuencia del trauma, los niños se cierran naturalmente como una "roca", pero poco a poco aprenden que pueden recuperar la confianza. "Hacemos como con una flor, regamos con gotas de amor y respeto para ayudarles en su proceso de transformación. Estamos plantando una semilla para que estos niños florezcan".

Para Joachim Fikiri, que coordina la PAMI, el primer paso sería romper el ciclo de violencia en las comunidades. El uso de la Capoeira, dijo, está ayudando a integrar y difundir la paz cuando los niños vuelven con sus familias.

"Las necesidades de los niños son enormes debido al conflicto. Junto con UNICEF y la misión de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas (MONUSCO), trabajamos en todas las etapas del proceso de desarme, desmovilización y reintegración para los niños, verificando su situación y defendiendo sus derechos. Me gustaría que la Capoeira fuera enseñada y practicada en cada comunidad para reunir diferentes etnias", sugirió.

Algunos niños no acompañados que están bajo el cuidado de la PAMI viven con familias anfitrionas, familles d' accueil (en francés), como etapa de introducción a la vida civil y familiar.

Han pasado cinco años desde que Françoise Furaha, de 38 años, se convirtió en una familia anfitriona para acoger a niños vulnerables no acompañados. Su pequeña casa de dos habitaciones situada en el barrio Keshero, en los alrededores de Goma, ha recibido a lo largo de los años 28 niñas y 16 niños. Hoy en día, es la anfitriona de un niño ruandés que asiste regularmente a clases de capoeira en PAMI.

"Fue mi instinto interior lo que me hizo elegir ser una familia anfitriona. Todos aprendemos de él y de la historia de su vida. Por la mañana rezamos, comemos juntos y cuando regresa del centro PAMI, siempre está más contento. Suele decir: 'déjame enseñarte Capoeira, déjame enseñarte a hacer ginga [el swing básico del arte marcial]'. Es algo bueno para todos nosotros", dijo Furaha.

* El nombre ha sido cambiado para proteger la identidad de la persona. [IDN-InDepthNews - 5 de octubre de 2017]

El viaje de información a la RDC fue financiado por el Consorcio de Periodismo Erasmus Mundus y el programa de periodismo Reporting Right Livelihood 2017.

Foto: Clases de capoeira con niños que antes formaban parte de grupos armados en Kivu del Norte. Crédito: Flavio Forner | IDN-INPS

Newsletter

Striving

Striving for People Planet and Peace 2018

Mapting

MAPTING

Fostering Global Citizenship

Partners

 


Please publish modules in offcanvas position.