NOTE! This site uses cookies and similar technologies.

If you not change browser settings, you agree to it.

I understand

SDGs for All

SDGs for All is a joint media project of the global news organization International Press Syndicate (INPS) and the lay Buddhist network Soka Gakkai International (SGI). It aims to promote the Sustainable Development Goals (SDGs), which are at the heart of the 2030 Agenda for Sustainable Development, a comprehensive, far-reaching and people-centred set of universal and transformative goals and targets. It offers in-depth news and analyses of local, national, regional and global action for people, planet and prosperity. This project website is also a reference point for discussions, decisions and substantive actions related to 17 goals and 169 targets to move the world onto a sustainable and resilient path.

Coalición interreligiosa busca la paz en Oriente Medio

Por Joan Erakit

NUEVA YORK (IDN) - Hay un famoso pasaje bíblico que alude al desafortunado parentesco entre hermanos; un niño es interrogado por Dios acerca de su hermano y él, en el momento de haber matado a su hermano, niega la alianza preguntando: "¿Soy yo el guardián de mi hermano?".

Algunos pueden interpretar la parábola sobre Caín y Abel de la siguiente manera: siendo humanos, somos hermanos por nacimiento, destinados a cuidar unos de otros, pero han surgido circunstancias que nos han puesto en contra unos de otros. Al final, es la religión la que está llamada a solidificar los lazos, reuniendo en una misma página a personas de diferentes orígenes y puntos de vista.

La religión, un tema a menudo complejo dentro de los ámbitos políticos, se trasladó a la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York para formar un grupo político en torno al papel de los dirigentes religiosos en el proceso de consolidación de la paz en el Oriente Medio.

Con el apoyo del Gobierno de España, representado por el Ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación Alfonso María Dastis, y la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas (UNAOC), encabezada por el Alto Representante Nassir Abdulaziz Al-Nasser, los líderes religiosos de Israel y Palestina convergieron el 18 de julio en la ONU defendiendo y exigiendo su asiento en la mesa de construcción de la paz, subrayando la necesidad de que la ONU reconozca formalmente que la religión ya no puede mantenerse fuera del conflicto israelí-palestino.

Representantes de las tres religiones monoteístas de la región - cristianismo, islamismo y judaísmo - asistieron a la reunión en Nueva York, y en una muestra de apoyo, el secretario general de la ONU António Guterres se unió a la discusión.

Expresó sus observaciones en una sala repleta que también consistió de los distinguidos panelistas: Sheikh Raed Badir, miembro del Consejo Palestino de la Ulama; Patriarca Theophilos III de Jerusalén, Patriarca de la Ciudad Santa de Jerusalén y de toda Palestina, Siria y más allá del río Jordán; Dr. Adina Bar Shalem, fundador y presidente del Colegio Haredi en Jerusalén, Rabino Avraham Giesser, Rabino de Ofra y Jefe del Consejo para el sistema educativo religioso estatal de Israel; y el Rabino Michael Melchoir, rabino de la comunidad de Jerusalén y presidente de la Iniciativa de Paz Religiosa Mosaica.

Desafortunadamente, debido a circunstancias imprevistas, uno de los panelistas, el jeque Imad Abed Al-Hamid Al-Falouji, presidente del Centro Adam para el Diálogo de Civilizaciones en Palestina y colaborador del rabino Melchoir, no pudo obtener una visa a los Estados Unidos y por lo tanto se unió a la discusión por videoconferencia.

"Tierra Santa tiene un lugar especial en los corazones de miles de millones de personas en todo el mundo", dijo Guterres, y agregó que "con cada día que pasa, la frustración crece, la esperanza disminuye y la perspectiva de una resolución pacífica del conflicto israelí-palestino parece más distante".

Las palabras del Secretario General fueron bien recibidas dado que los ponentes reunidos habían pasado tiempo juntos en España para la Declaración de Alicante, una cumbre por la paz religiosa en Oriente Medio organizada por el gobierno español y la UNAOC en noviembre de 2016.

La propia Declaración se concibió como prueba de que los dirigentes religiosos de las tres religiones monoteístas habían aceptado asociarse y convertirse en socios y responsables de la creación de una coexistencia pacífica entre sus seguidores, en particular declarando lo siguiente:

"Pedimos con vehemencia el cese de la incitación, la tergiversación y la distorsión de la imagen del otro y del prójimo. Nos comprometemos a educar a las generaciones futuras para mantener el respeto mutuo. Basándonos en las tradiciones religiosas y en nuestra comprensión de lo que es mejor para nuestras comunidades y pueblos, pedimos una solución que reconozca el derecho de los dos pueblos a existir con dignidad".

El significado de esta afirmación se ve subrayado por el hecho de que el conflicto israelí-palestino ha perturbado al Oriente Medio -y de hecho al mundo entero- durante decenios y que los grupos e individuos de ambos lados de la muralla han emprendido diversas iniciativas para mediar una solución, aunque casi siempre fracasando.

Sin embargo, como Al Nasser enfatizó, la religión en su esencia tiene el poder de influenciar a la gente. "Creemos firmemente que la religión no es la fuente del problema. Al contrario, la religión puede ser parte de la solución".

Así pues, en un esfuerzo por ofrecer una nueva vía para la mediación, la UNAOC ha abordado la situación de manera diferente trabajando con los dirigentes religiosos de ambos lados del conflicto con la esperanza de asegurarles un lugar en la mesa de construcción de la paz.

"La Alianza es una de las principales entidades líderes de la ONU que promueve el diálogo interreligioso e intercultural. Reconocemos que la paz no puede alcanzarse únicamente a través de los esfuerzos de los políticos. Por esta razón, valoramos la asociación y el compromiso de diversos actores, como la sociedad civil, el sector privado, el mundo académico y, sobre todo, los líderes religiosos y las organizaciones religiosas", añadió Al-Nasser.

Dado que los líderes religiosos están allí para guiar a aquellos que buscan su consuelo y comprensión, y debido a que su estatus en la sociedad tiende a tener gran autoridad, es justo que jueguen un papel importante en la formación del camino espiritual de la humanidad - especialmente cuando se trata de conflictos.

Ya sean las apasionadas palabras de Al-Falouji, que compartió en una videoconferencia su experiencia personal de trabajo a través de las líneas religiosas o las poéticas palabras del patriarca Teófilos, que confiadamente consideraba a Jerusalén como el hogar común de judíos, cristianos y musulmanes, una cosa era cierta: la religión es un instrumento político, y en este caso, uno que busca tender un puente de paz entre dos lados históricamente cargados.

"Como he subrayado continuamente, la solución de dos Estados es el único camino para garantizar que los palestinos e israelíes hagan realidad sus aspiraciones nacionales e históricas y vivan en paz, seguridad y dignidad. La expansión de los asentamientos ilegales, o la violencia o la incitación debilitan esta posibilidad", dijo Guterres.

Hablando con gran franqueza, el Secretario General instó a los dirigentes religiosos presentes en la audiencia a que no desaprovecharan la oportunidad que se les ofrecía de cambiar las narraciones sobre sus respectivas religiones, que habían sido distorsionadas por el extremismo y la radicalización. En lugar de ello, fue su solemne súplica que los líderes religiosos, locales y regionales pudieran utilizar su influencia para fomentar mensajes de paz, resolución y solidaridad entre los creyentes.

Al apelar a los valores centrales de las tres religiones monoteístas, independientemente de ambas líneas de conflicto, a través de la Iniciativa de Paz Religiosa, Guterres creyó que al menos se podría iniciar un diálogo.

En teoría, este es un deseo prometedor que esperamos que se cumpla tal como espera el Secretario General. En la práctica, requerirá un plan de acción concreto que no sólo responsabilice a los líderes religiosos de la región por sus declaraciones, sino que también les proporcione capacitación, herramientas y espacios para iniciar estos diálogos entre sus seguidores.

“Creemos firmemente que la religión no es la fuente del problema. Al contrario, la religión puede ser parte de la solución", concluyó Al-Nasser.

Sentados en la sala de la sede de las Naciones Unidas, uno no podía dejar de notar el sentido de urgencia que sentían los panelistas para comprometerse en el proceso de construcción de la paz - todos ellos estaban completamente preparados con apasionadas declaraciones de una vida que no vería ningún conflicto en el Medio Oriente, "un sueño", como lo expresó el rabino Melchoir.

Después de una fructífera cumbre en España y de un encuentro productivo en las Naciones Unidas, la coalición de líderes religiosos dispuestos a reunir a musulmanes, cristianos y judíos debe prepararse para desarrollar no sólo un mensaje cohesivo, sino también un método de diálogo que hable a las tres religiones y que sea sentido por hombres, mujeres y niños de tal manera que se consideren unos a otros como hermanos protectores y no enemigos. [IDN-InDepthNews - 21 de julio de 2017]

Foto: Líderes religiosos de Israel y Palestina posan con el Secretario General de la ONU António Guterres (6º desde la izquierda) y el Alto Representante de la UNAOC, Nassir Abdulaziz Al-Nasser (6º desde la derecha). Crédito ONU Foto

IDN es el principal organismo del Sindicato Internacional de la Prensa.

facebook.com/IDN.GoingDeeper - twitter.com/InDepthNews

Newsletter

Striving

Striving for People Planet and Peace 2018

Mapting

MAPTING

Fostering Global Citizenship

Partners

 


Please publish modules in offcanvas position.