NOTE! This site uses cookies and similar technologies.

If you not change browser settings, you agree to it.

I understand

SDGs for All

SDGs for All is a joint media project of the global news organization International Press Syndicate (INPS) and the lay Buddhist network Soka Gakkai International (SGI). It aims to promote the Sustainable Development Goals (SDGs), which are at the heart of the 2030 Agenda for Sustainable Development, a comprehensive, far-reaching and people-centred set of universal and transformative goals and targets. It offers in-depth news and analyses of local, national, regional and global action for people, planet and prosperity. This project website is also a reference point for discussions, decisions and substantive actions related to 17 goals and 169 targets to move the world onto a sustainable and resilient path.

Laos agrega SDG18 para manejar bombas estadounidenses sin explotar

Por Kalinga Seneviratne

VIENTIANE (IDN) – La visita del presidente estadounidense Barack Obama a Laos, a principios de septiembre, ayudó a centrar la atención en uno de los más horrendos crímenes de guerra de la historia: el bombardeo del pequeño país del sudeste asiático durante la guerra de Indochina en los años sesenta y setenta y sus enormes costos humanos y para el desarrollo.

Los laosianos aprovecharon la visita de Obama y del Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, para que las Cumbres de la ASEAN y Asia Oriental lanzaran su propio Objetivo de Desarrollo Sostenible 18 para reducir el impacto de las municiones sin explotar (UXO por sus siglas en inglés) en las actividades económicas y de desarrollo.

SDG 18 es el agregado más reciente al conjunto de 17 objetivos acordados globalmente, que forman el núcleo de una nueva agenda de desarrollo sostenible, que entró en vigencia a principios de año, según el comunicado de prensa de las Naciones Unidas en la República Democrática Popular de Laos. La República Democrática Popular de Laos, junto con los demás 192 estados miembros de la ONU, apoyó a los SDG en la Asamblea General en Nueva York en septiembre de 2015 y desde entonces ha avanzado en su incorporación a los planes y políticas nacionales.

El primer ministro de Laos, Thongloun Sisoulith, y Ban Ki-moon inauguraron el SDG nacional de Laos el 7 de septiembre, en un evento paralelo especial que se realizó durante las reuniones de la Cumbre. El Secretario General de la ONU señaló que más de la mitad de las víctimas causadas por UXO en Laos en los últimos años han sido niños, la mayoría de ellos jóvenes.

"Con SDG 18, pretendemos poner fin a esta horrible tendencia, de una vez por todas. El impacto socio-económico de la contaminación por UXO hace que las personas carezcan de confianza en la seguridad de sus tierras, lo que a su vez tiene un impacto negativo en los ingresos de los agricultores rurales y sus familias e inhibe el desarrollo de todo el país ", dijo Ban Ki-Moon.

"Acojo con satisfacción el compromiso del gobierno de liberar a su gente de las UXO, con una poderosa herramienta como una SDG nacional que asegurará que los esfuerzos se coordinen para lograr el máximo impacto".

Laos se distingue por ser una de las naciones más bombardeadas del mundo. Desde 1964 a 1973, el país sufrió algunos de los bombardeos aéreos más duros de la historia mundial.

En los nueve años, más de 500.000 misiones de bombardeo, principalmente por parte de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, arrojaron más de dos millones de toneladas de municiones, casi una tonelada para cada hombre, mujer y niño de la población de ese momento.

La mayoría de estas bombas de fragmentación antipersonal estaban destinadas a explotar durante o poco después del impacto, pero la tasa de fracaso según las estimaciones de la ONU podría haber ascendido al 30 por ciento. Como resultado, más de 40 años después de terminada la guerra, las UXOs todavía afectan a 15 de las 18 provincias.

La Encuesta Nacional del Impacto Socio-económico de las UXO realizada en 1996-97 estimó que 86 de los 133 distritos del país (o 25 por ciento de todos los poblados) reportaron contaminación continua de UXO.

Se estima que 80 millones de submuniciones de racimo siguen sin explotar. Las UXO limitan el acceso seguro a la agricultura y la tierra para los proyectos de desarrollo y hacen la construcción de infraestructura de transporte y energía, escuelas, hospitales y las instalaciones de suministro de agua mucho más costosas y peligrosas. Es por esta razón, que el gobierno de Laos le asigna una meta nacional de desarrollo sostenible, la Meta 18.

"Vemos víctimas predominantemente en las zonas rurales y entre las poblaciones más pobres. Esos son los vínculos con la pobreza ", explicó Nils Christensen, Jefe de UXO y Unidad de Pobreza del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Laos, en una entrevista con IDN-INPS.

"Cuando usted trabaja en el desarrollo de áreas rurales esto es un gran desafío. Cuando los agricultores están trabajando en el campo, podrían encontrarse con bombas subterráneas así es que ello significa el riesgo directo de sus medios de subsistencia y también de las actividades de desarrollo", añadió.

Desde el final de la guerra de Indochina en 1975, Laos ha estado luchando para limpiar la tierra de los UXO. Inicialmente, los agricultores y comunidades afectados lo hicieron corriendo gran riesgo con sus vidas.

El apoyo de organizaciones de caridad internacionales y de ONGs internacionales especializadas llegó mucho más tarde, porque esta guerra en Laos fue la llamada "guerra secreta" del Pentágono, invisibilizada por los medios de comunicación internacionales. Incluso la mayoría de la gente norteamericana no sabía de los crímenes de guerra que cometía su gobierno, supuestamente para detener las líneas de suministro de Vietcong, vía Laos, a Vietnam.

En 1996, el Gobierno del Laos, con el apoyo del PNUD, estableció un operador nacional para abordar el problema de las UXO restantes. Esto se convirtió en la columna vertebral de los esfuerzos del país para librarse de estos restos de la guerra. En los últimos 20 años, UXO Laos ha limpiado más de 300 kilómetros cuadrados de tierra para uso seguro, ha destruido más de 1,3 millones de UXO e hizo más de 11.000 visitas a las aldeas para enseñar a las comunidades sobre los riesgos de las bombas sin estallar.

"SDG 18 nos da una meta clara para trabajar," sostiene Chistensen, un danés local. "Hemos tratado de establecer objetivos ambiciosos, por ejemplo, queremos reducir las bajas a los niveles mínimos posibles".

Señaló que hay muertes cada año en Laos. "Creo que este año van más de 40 ya ... queremos trabajar para que no se produzca ninguna otra baja ni por casualidad", agregó.

Como primer paso en la implementación del SDG 18, el gobierno de Laos está planeando llevar a cabo una encuesta nacional exhaustiva sobre la contaminación por UXO, lo que ayudará a determinar el trabajo de desminado en áreas de alto riesgo y reducir el número de víctimas.

El desafío para el PNUD y el gobierno de Laos es dar prioridad a las áreas en las que necesitan trabajar, sostiene Christensen. "Si descubrimos que la contaminación es muy grande cerca de un pueblo, debemos priorizar eso antes de ir a las montañas donde nadie vive", explicó. "La prioridad es donde la gente reside, donde vive, donde la contaminación es un riesgo para la vida humana, para la actividad humana".

El Sector de las UXO, apoyado por el PNUD, adoptó en 2015 un nuevo enfoque basado en las encuestas sobre evidencias, que ha dado lugar a un aumento considerable del número de municiones de racimo despejadas por hectárea de tierra; de menos de 7 municiones de racimo por hectárea en el 2014 a más de 22 municiones de racimo por hectárea en el 2015.

El nuevo enfoque de la encuesta implica la consulta con las comunidades para identificar todas las UXO conocidas en y alrededor de las aldeas, seguido de una encuesta técnica para establecer la extensión de cada Área Peligrosa Confirmada, que luego se ingresa en la base de datos nacional y se da prioridad a la autorización.

Conseguir tecnología apropiada para trabajar en un terreno complicado es el mayor desafío para los proyectos de remoción de UXO en Laos, sostiene Christensen. "Necesitamos detectar los UXOs hasta en 25 cm de diámetro", señaló. "Necesitaremos una variedad de equipos, porque todo depende del terreno, en ciertas áreas el suelo es muy difícil para el equipo".

Laos también ha sido un destacado defensor de la Convención sobre Municiones de Racimo, un acuerdo internacional que entró en vigencia en el 2010, obligando a los Estados Partes a limpiar las áreas contaminadas, destruir las existencias y prestar asistencia a las víctimas de accidentes con municiones en racimo. [IDN-InDepthNews - 05 de octubre de 2016]

Foto: Miembros artificiales en el Centro de Información de UXO en Vientiane, hechos en Laos, para personas cuyas extremidades fueron arrancadas por las bombas estadounidenses sin explotar. Crédito: Kalinga Seneviratne | IDN-IPS

IDN pertenece al International Press Syndicate.

Newsletter

Striving

Striving for People Planet and Peace 2018

Mapting

MAPTING

Fostering Global Citizenship

Partners

 


Please publish modules in offcanvas position.