NOTE! This site uses cookies and similar technologies.

If you not change browser settings, you agree to it.

I understand

Reporting the underreported about the plan of action for People, Planet and Prosperity, and efforts to make the promise of the SDGs a reality.
A project of the Non-profit International Press Syndicate Group with IDN as the Flagship Agency in partnership with Soka Gakkai International in consultative status with ECOSOC.


SGI Soka Gakkai International

 

La igualdad económica entre hombres y mujeres se queda corta a pesar de las inversiones en la educación de las niñas

Por Thalif Deen

NACIONES UNIDAS (IDN) - Un nuevo estudio concluye que las inversiones en la educación de las niñas no han logrado la igualdad económica de las mujeres.

Los investigadores descubrieron que, aunque esas inversiones han aportado muchos otros beneficios -entre ellos, mejores resultados sanitarios para las mujeres y sus familias-, los rendimientos económicos suelen ser decepcionantes.

El estudio, publicado el 12 de mayo y redactado por investigadores del Centro para el Desarrollo Global, con sede en Washington y Londres, ha revelado que el enorme aumento del número de niñas que van a la escuela en los países más pobres del mundo no se traduce en una igualdad de empleo ni en la equidad económica de género.

"Invertir en la educación de las niñas tiene sentido, no cabe duda. Pero no basta con que las niñas vayan a la escuela para que tengan las mismas oportunidades en el futuro", afirma Shelby Carvalho, analista política principal del Centro para el Desarrollo Mundial y una de las autoras principales del informe.

Un análisis de 126 países reveló que, en lo que respecta al trabajo de las mujeres, poco ha cambiado en los últimos 30 años, a pesar del espectacular aumento del nivel de educación al que acceden las niñas. De hecho, las mujeres siguen teniendo el doble de probabilidades que los hombres de no tener empleo ni educación.

El estudio, titulado "La educación de las niñas y la igualdad de las mujeres: cómo sacar más provecho de la inversión más prometedora del mundo", también reveló:

- Por término medio, los mayores índices de participación de las niñas en la escuela no se han traducido sistemáticamente en un mayor número de mujeres que trabajan, y cuando lo hacen, existen enormes diferencias salariales y de antigüedad.

- A nivel mundial, la mayoría de los jóvenes desempleados (entre 15 y 24 años) son mujeres.

- En la India, el número de mujeres que trabajan no ha aumentado desde la década de 1980, a pesar del incremento masivo del número de niñas que van a la escuela.

- Los datos de Etiopía, Malawi, Pakistán y Uganda muestran que las mejoras en la educación de las niñas no tuvieron ningún impacto en la equidad del mercado laboral.

- En América Latina, el número de mujeres que se incorporan a la fuerza de trabajo se está ralentizando, a pesar de que las niñas obtienen más resultados en la escuela.

Cuando se le preguntó si los nuevos hallazgos socavarían los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, en particular los relacionados con el empoderamiento de género y la educación de las mujeres, Carvalho dijo a IDN: "Estas restricciones afectan al menos a tres de los ODS".

El ODS 5, señaló, exige el logro de la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas. La educación de las niñas es un instrumento clave para lograr la igualdad de género, y los países deben invertir absolutamente en una educación de calidad para todas las niñas."

Pero si no hay igualdad de condiciones en el mundo laboral, argumenta, las mujeres no pueden aprovechar muchos de los beneficios de esa educación.

"El ODS 10 pide que se reduzca la desigualdad dentro de los países y entre ellos. La desigualdad de género es una de las principales fuentes de desigualdad dentro de los países, y la falta de representación de las mujeres -desde el liderazgo político hasta las profesoras en las aulas de ciencias- frena el progreso", señaló.

El ODS 4 pide una educación de calidad inclusiva y equitativa para todos.

"Cuando sólo el 5% de las niñas terminan la escuela secundaria -como es el caso de Benín y Guinea Bissau- y menos de 1 de cada 5 niñas terminan la escuela secundaria en Papúa Nueva Guinea y Haití, estamos lejos de alcanzar el cuarto objetivo", añadió.

A continuación, extractos de una entrevista:

¿Cuál es la situación de la educación de las niñas y la potenciación del género en países como Afganistán y Arabia Saudí que siguen la sharia?

Carvalho: Hemos comprobado que las leyes o normas más restrictivas que pueden limitar la educación de las niñas, sus aspiraciones o los tipos de oportunidades disponibles para las mujeres en el mercado laboral tienen el potencial de limitar el papel que la educación puede desempeñar en el fomento del empoderamiento y pueden actuar como barreras persistentes para igualar las oportunidades económicas más adelante en la vida, incluso cuando los resultados de la educación son iguales.

Aunque lugares como Arabia Saudí y Afganistán, así como muchos otros, han avanzado en algunas áreas relacionadas con la educación de las niñas y los derechos de las mujeres, todavía hay otras áreas tanto de la ley formal como de las normas sociales que probablemente siguen limitando el potencial de la educación de las niñas para ser el gran igualador que creemos que puede ser.

¿La religión -o la mala interpretación de la religión- desempeña un papel en la discriminación de género?

Carvalho: Las normas sociales desempeñan un papel importante en la discriminación de género, y éstas pueden estar influidas por cualquier fenómeno social, incluida la religión. Las sociedades que limitan la capacidad de las mujeres para trabajar o que limitan su capacidad para trabajar en ciertas industrias hacen que algunas mujeres no puedan aprovechar todos los beneficios de la educación.

En la actualidad, más de un tercio de los países restringen el trabajo de las mujeres en las mismas industrias que los hombres. A menudo, las industrias dominadas por los hombres también están mejor pagadas. Hay muchos otros ejemplos: restricciones al acceso al crédito, restricciones al horario, etc. La única manera de que la educación de las niñas sea rentable es que las mujeres tengan las mismas oportunidades en el mercado laboral.

Carvalho también dijo que "para las mujeres y las niñas de todo el mundo, el hecho de que tengas el mismo nivel de educación que tu compañero masculino no garantiza que no te paguen una fracción de lo que él gana, o que no puedas trabajar porque pasas gran parte de tu tiempo haciendo labores domésticas no remuneradas o cuidando a los niños".

"No garantiza que no tengas más probabilidades de sufrir violencia por parte de los hombres. No garantiza que tengas las mismas oportunidades de prosperidad, ni que la sociedad en la que crecen tus hijos sea más igualitaria", dijo Carvalho.

Los investigadores también recomiendan que los sistemas educativos hagan más por apoyar la igualdad de género, garantizando que las escuelas sean seguras para las niñas, eliminando la discriminación y apoyando a las niñas en la transición de la escuela al trabajo.

"Sabemos mucho sobre cómo llevar a las niñas a la escuela y cómo ayudarlas a aprender", dijo David Evans, investigador principal del Centro para el Desarrollo Global y el otro autor principal del informe. "Pero todavía tenemos mucho que aprender sobre cómo garantizar que las escuelas sean lugares seguros para todas las niñas".

A través de esta lente, los autores examinan las inversiones que están haciendo en la educación mundial los principales donantes, como el Banco Mundial y la Oficina de Asuntos Exteriores, de la Commonwealth y del Desarrollo del Reino Unido (FCDO).

La equidad de género y la educación de las niñas se citan comúnmente como un foco de atención de estas agencias: en 2020, el 92% de la financiación de la educación del FCDO y el 77% de la financiación del Banco Mundial se destinaron a proyectos que incluían la educación de las niñas como una prioridad declarada.

"Pero esto sólo se ha traducido en proyectos que se dirigen específicamente a las niñas o a los desafíos únicos a los que se enfrentan menos de la mitad de las veces. Un ínfimo 5% de los proyectos se centran en la reducción de los prejuicios de género en las aulas, y menos del 20% se centran en el empoderamiento, el acceso, la salud y la seguridad de las niñas, o la promoción", señala el estudio.

Pocos documentos de proyectos de educación del Banco Mundial de los últimos 20 años abordaron las barreras específicas de las niñas, como el matrimonio infantil, el embarazo adolescente o la gestión inadecuada de la higiene menstrual.

"Los prejuicios institucionales de género en los sistemas educativos y la falta de atención a las intervenciones probadas -muchas de ellas sencillas, como la eliminación de las tasas escolares para las niñas- están afectando más a las niñas más pobres y marginadas del mundo, y la pandemia las está relegando aún más".

Las niñas pobres que viven fuera de las ciudades son las que más probabilidades tienen de no ir a la escuela. En el África subsahariana, más de la mitad de las que no están escolarizadas viven por debajo del umbral de pobreza en entornos rurales, según el estudio.

"Y las caídas en los ingresos de los hogares -comunes a causa de la pandemia de COVID-19 y la correspondiente desaceleración económica, así como los problemas previos a la pandemia, como que uno de los padres pierda el trabajo o caiga enfermo- tienen más probabilidades de provocar el abandono escolar de las niñas que de los niños".

"Para que la igualdad de género y todos los beneficios económicos derivados de la educación sean algo más que una quimera, tenemos que hacer más, y tal vez tengamos que pensar de forma diferente a como lo hemos hecho en el pasado", dijo Carvalho. [IDN-InDepthNews - 15 de mayo de 2022]

Crédito de la imagen: togetherforgirls.org

Newsletter

Striving

Striving for People Planet and Peace 2021

Mapting

MAPTING

Partners

SDG Media Compact


Please publish modules in offcanvas position.