NOTE! This site uses cookies and similar technologies.

If you not change browser settings, you agree to it.

I understand

Reporting the underreported about the plan of action for People, Planet and Prosperity, and efforts to make the promise of the SDGs a reality.
A project of the Non-profit International Press Syndicate Group with IDN as the Flagship Agency in partnership with Soka Gakkai International in consultative status with ECOSOC.


SGI Soka Gakkai International

 

Timor Oriental: Los ingresos del petróleo no consiguen solucionar el retraso del crecimiento infantil

De Annamarie Reyes

DILI, Timor Oriental (IDN) — La democracia más reciente del mundo, Timor Oriental, se enfrenta actualmente a una oleada de casos de ómicron tras ser uno de los países más seguros de COVID. Pero, mientras sigue gestionando bastante bien la pandemia, la historia es todo lo contrario en relación al problema del retraso del crecimiento infantil.

El problema sigue persiguiendo a Timor Oriental décadas después de conseguir la independencia, con una tasa del 53-57 % de retraso en el crecimiento de sus niños menores de 5 años.

«La falta de una nutrición adecuada tiene consecuencias para la salud, la educación, la productividad y la capacidad de los niños timorenses en el futuro», afirma la agencia La'o Hamutuk-Instituto de Seguimiento y Análisis del Desarrollo de Timor Oriental, con sede en Dili. Creen que los niños timorenses no tienen acceso a alimentos nutritivos suficientes y, por lo tanto, esto ha tenido un gran impacto en la próxima generación.

Su propio análisis afirma: «Esta situación es compleja y no es fácil de solucionar. La disponibilidad de alimentos nutritivos se complica porque la producción agrícola no es una prioridad nacional y por el coste prohibitivo de los alimentos nutritivos».

El último informe del Índice Global del Hambre (GHI) indica que Timor Oriental tiene un nivel de hambre «alarmante», solo un paso por debajo de «extremadamente alarmante» en la escala mundial.

Entre los 107 países encuestados, Timor Oriental se sitúa en el puesto 106, que requiere medidas urgentes, y solo una nación (Chad) se enfrenta a una situación peor. Las estimaciones del Programa Mundial de Alimentos también indican que cada año se pierde entre el 1 % y el 2 % del PIB a causa de la malnutrición, entre una población de 1,3 millones de personas.

«No se trata solo de una desnutrición severa; nuestros niños sufren de diarrea y no tienen acceso adecuado al agua y al saneamiento», afirmó a IDN el investigador de Economía y Finanzas del Estado de La'o Hamutuk, Eliziar Febes Gomes.

La Encuesta Demográfica y Sanitaria de Timor Oriental de 2016 muestra que solo el 50 % de los hogares tienen acceso a instalaciones de saneamiento mejoradas y que solo el 58 % de los habitantes en zonas rurales tienen acceso a agua potable en sus hogares o cerca de ellos.

El retraso del crecimiento infantil es, a menudo, el resultado de un consumo alimentario inadecuado en cuanto a cantidad y calidad y, normalmente, tendría lugar a lo largo de un largo periodo de tiempo. En Timor Oriental, el problema tendría su origen ya entre las mujeres y los hombres en edad fértil que, en primer lugar, crecieron desnutridos o malnutridos desde la generación anterior. 

El inadecuado consumo crónico de alimentos de la población de Timor se ha vinculado a la baja productividad agrícola, las escasas fuentes de sustento, los deficientes sistemas de saneamiento, agua, riego, salud e infraestructuras, así como la escasa seguridad financiera a largo plazo.

Los jóvenes timorenses hablan

La preocupación de La'o Hamutuk por los niños y jóvenes del país se refleja en la vida diaria de muchos jóvenes timorenses.

Tichya Gusmao, cuya familia procede de la agricultura de los distritos (la zona rural de Timor), está intentando aportar su granito de arena. «Me he unido a una actividad hortícola en nuestro pueblo, donde compartiré lo que he aprendido sobre nutrición y agricultura con mi comunidad para ayudar a solucionar el problema de nuestros jóvenes con los alimentos», afirmó a IDN.

Al otro lado de Dili, en la lejana Viqueque, Elzita luchó mucho tiempo para encontrar un ordenador que le permitiera completar su tarea escolar. «Cuando la situación es difícil, solo comemos lo que tenemos en la granja. Mis padres ganan dinero vendiendo fruta y verdura en el mercado. Estoy aprendiendo sobre salud materna y quiero ayudar a nuestros jóvenes a cuidar de nuestros niños y recién nacidos».

Ade quiere ser veterinario y está de prácticas en una clínica de animales. Afirma que la fuente principal de ingresos de su familia es la producción agrícola. «Pero el problema en Timor Oriental es que este sector tiene unos ingresos reducidos. Quiere que el gobierno ayude a los jóvenes con necesidades básicas y que no dependa en su totalidad del petróleo, ya que «se acabará en cualquier momento».

Sentimientos similares son los que se vislumbran en los horizontes futuros de Eugenia y Leao.

Eugenia participa activamente en su centro local para jóvenes en el distrito de Bacau Sur: «Como mujer joven, quiero buscar siempre cómo puedo ayudar a los demás y no quedarme en casa». Leao Carvalho compagina el voluntariado con la nutrición y el trabajo cívico con los jóvenes. «Tenemos que empoderar a nuestras comunidades para que nuestras tierras sean más productivas».

Todos ellos tienen 20 años, lo que refleja que la población de Timor Oriental es predominantemente joven, con una edad media de 35 años.

Según el último informe de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria (CSI) hasta 2023, los «riesgos y peligros climáticos» también han tenido un papel importante. En abril de 2021, el país sufrió un gran tifón devastador en el que viviendas, servicios, edificios y carreteras quedaron completamente dañados. Más de 13 000 personas fueron desplazadas, 44 000 hogares afectados y 50 personas fallecieron por el ciclón Seroja.

Mientras tanto, el número de víctimas de la pandemia, con los últimos 156 casos, ha agravado el problema. Algo menos de 20 000 personas habían dado positivo en COVID en 2021.

Las reservas de petróleo y gas se agotan

Charles Scheiner, investigador de La'o Hamutuk, ha escrito un informe tratando la preocupación por la fuerte dependencia de Timor Oriental de los recursos extractivos de petróleo y gas.

 «Timor Oriental es uno de los países más dependientes del petróleo del mundo en cuanto a ingresos por exportación de petróleo y gas. Pero esto no se debe a que tenga mucho petróleo y gas, sino a que tiene muy pocos recursos de otro tipo. Por lo tanto, el dinero del petróleo y el gas ha pagado el 86 %, la gran mayoría del gasto del estado en los últimos 20 años. Por ejemplo, los sistemas de las escuelas y muchas otras cosas que benefician a los niños, como los programas de nutrición, aunque no sean tan buenos como esperamos», afirma Scheiner.

Según Scheiner, la población de Timor Oriental, predominantemente joven, nació en su mayoría tras el fin de la ocupación indonesia hace 21 años. Pero la mayoría vive en zonas rurales con alimentación, educación y ayuda sanitaria inadecuadas y con pocas opciones de empleo.

Solo un cuarto de las 820 000 personas en edad de trabajar están en la economía formal: la mayoría en la construcción y la administración pública. En puestos de trabajo en Dili, relacionados con la industria del petróleo y el gas. El resto de la mayoría de la población depende del trabajo informal en la agricultura, la ganadería o la pesca.

Las reservas de petróleo y gas han reportado pocos beneficios a la mayoría de la población. «Para el 10-15 % de la población de clase media y de clase alta, sus vidas han mejorado considerablemente», afirma Scheiner. «Pero, si se mide más del 40 % de la población que está en la pobreza, sus vidas no han cambiado mucho».

El dinero que el gobierno ha gastado se ha destinado a pagar funcionarios o las oficinas de infraestructura para los edificios gubernamentales en Dili, algo que ayuda a la gente más acomodada. Los funcionarios se consideran de clase alta.

Pero la gran mayoría de los timorenses son agricultores de subsistencia y no han gastado mucho en ellos. «Más de la mitad del dinero que el gobierno ha gastado ha acabado fuera del país al importar productos o pagar a empresas extranjeras para implementar proyectos», afirma Scheiner.

La'o Hamutuk ha indicado a través de sus propias investigaciones que los recursos no renovables se están agotando y que, además, son muy caros de producir, por lo que los inversores pueden descubrir que ya no son económicos de producir. El auge de los recursos en 2005-12, donde se generaron 23 000 millones de dólares, se ha agotado.

Actualmente, el 86 % del gasto estatal del país procede de sus reservas de petróleo y, al ritmo de su extracción, el petróleo y el gas podrían agotarse en unos años. La principal zona de exploración, Bayu-Undan, casi ha agotado todos los recursos viables.

«Ha habido 2 pozos de prueba que fueron perforados hace unos meses. Uno en tierra en el territorio de Timor Oriental, el primer pozo en tierra en 50 años. Y uno en alta mar en un campo que dirige una pequeña empresa australiana. Pensaron que había más petróleo que extraer. Ambos resultan ser no comerciales.  Las empresas han decidido no continuar», señala Scheiner.

Mientras tanto, Gomes lamenta que, a pesar de sus presiones desde hace décadas, el problema del retraso en el crecimiento infantil por desnutrición siga sin resolverse. «Cuando el gobierno no gasta el dinero con inteligencia, nos preocupa mucho nuestro futuro. Estos grandes proyectos de infraestructuras podrían ser también un riesgo para nuestra economía social y nuestro medio ambiente», argumenta.

«Puedo afirmar que Timor Oriental, en los últimos 2-3 años, ha estado en una situación política incierta. Esto quiere decir que el gobierno no ha puesto a los ciudadanos en el centro de sus decisiones, sino solo sus propios intereses», explica Gomes.

Con unas elecciones nacionales a la vuelta de la esquina, Gomes espera que «los jóvenes timorenses elijan a un buen líder (que esté) más preocupado por nuestra realidad. Creo que si ese (nuevo) gobierno pone al pueblo de Timor Oriental en el centro de las decisiones, podremos solucionar nuestro problema de retraso en el crecimiento infantil y prepararemos a nuestras futuras generaciones (para una vida mejor)».

Las elecciones presidenciales de Timor Oriental están previstas para el 19 de marzo de 2022. [IDN-InDepthNews — 11 de febrero de 2021]

Foto: Mujeres recorren largas distancias para conseguir agua en una sola bomba en Batugade, Bobonaro, Timor Oriental. Crédito: Annamarie Reyes

Newsletter

Striving

Striving for People Planet and Peace 2021

Mapting

MAPTING

Partners

SDG Media Compact


Please publish modules in offcanvas position.