NOTE! This site uses cookies and similar technologies.

If you not change browser settings, you agree to it.

I understand

Reporting the underreported about the plan of action for People, Planet and Prosperity, and efforts to make the promise of the SDGs a reality.
A project of the Non-profit International Press Syndicate Group with IDN as the Flagship Agency in partnership with Soka Gakkai International in consultative status with ECOSOC.


SGI Soka Gakkai International

 

Foto: primer ministro de Fiyi en su intervención ante la Asamblea General de la ONU de forma virtual el 25 de septiembre de 2021. Fuente: sitio web oficial del primer ministro.

Los retos de seguridad a los que nos enfrentamos son el clima y las enfermedades: los líderes mundiales deben movilizarse

Por Josaia Voreqe Bainimarama

El primer ministro de las Islas Fiyi, Josaia Voreqe Bainimarama, es el actual presidente del Foro de las Islas del Pacífico, compuesto por 18 miembros. En su discurso ante la Asamblea General de la ONU, pronunciado de forma virtual el 25 de septiembre, hizo un llamamiento a la comunidad mundial para que adopte la visión de Fiyi de un futuro mejor, más verde, más azul y más seguro para la humanidad.

SUVA (IDN) — El informe de las Naciones Unidas para la Asamblea General de este año se titula «Nuestros desafíos multilaterales: ONU 2:0», una agenda común que es el proyecto para un futuro mejor, más verde y más seguro, y yo añadiría humildemente «más azul».

Queremos ese futuro para Fiyi. Queremos islas habitadas por ciudadanos que protejan la naturaleza y no la destruyan. Queremos un crecimiento económico sostenible impulsado por energías limpias y protegido contra los efectos del cambio climático.

Queremos sistemas de salud sólidos y resistentes, y queremos buenos empleos e ingresos respaldados por una economía verde y azul. Para lograrlo, nuestra visión debe convertirse en la visión de la humanidad, porque nuestro destino es el destino del mundo.

El rumbo actual del mundo no nos lleva ni de lejos al futuro que queremos para nosotros. Un patógeno mortal está arrasando la humanidad como un incendio forestal, mientras que la desigualdad aviva las llamas. Solo este año, las inundaciones, las olas de calor, los incendios y los ciclones causados por el clima han matado a cientos de personas y han causado daños económicos insostenibles. Los humanos somos la causa, pero rehusamos convertirnos en la solución.

Las recomendaciones del secretario general de la ONU de «nuestra agenda común» son acertadas. Debemos hacer frente a este momento con una nueva ONU: una nueva energía, nuevos recursos y nuevos vínculos de confianza con las personas a las que esta institución sirve.

Una nueva ONU que empodere a los marginados de la sociedad, especialmente a las mujeres y las niñas, y los sitúe en el centro de la toma de decisiones mundial.

En el último año ha quedado claro que nos enfrentamos a dos pandemias: una que está acabando en las naciones ricas y otra que está empeorando en gran parte del mundo en desarrollo. Este abismo cada vez mayor puede medirse en vidas perdidas, así como en años de progreso económico perdido.

En todo el hemisferio sur, lo que una vez se calificó de «desarrollo sostenible» se desmorona ante nuestros ojos. Se han perdido cientos de millones de puestos de trabajo, cientos de millones de personas no pueden acceder a una alimentación adecuada y toda una generación ha visto interrumpida su educación. Las heridas de esta crisis nos paralizarán durante años si no se tratan.

La experiencia de Fiyi muestra cómo puede comenzar una recuperación equitativa. Se empieza rápidamente por poner las vacunas en los brazos. Después de un año completo con cero casos locales de COVID, la insidiosa variante Delta se coló en nuestro país y desencadenó un segundo brote mortal. Tras un comienzo lento mientras nos esforzábamos en adquirir suficientes vacunas, estamos ganando la batalla.

Más del 98 % de los adultos de nuestras 110 islas pobladas han recibido una dosis de la vacuna, y más del 67 % están totalmente vacunados. Damos las gracias a India, Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos por ayudarnos a conseguir las dosis que necesitábamos.

Nuestra misión actual es recuperar los más de 100 000 puestos de trabajo perdidos por la pandemia y la pérdida del 50 % de los ingresos del Gobierno. Pronto, Fiyi volverá a abrirse al turismo y a los negocios regionales e internacionales. Intentaremos acelerar las tendencias de inversión, como el aumento de la digitalización, que modernizarán nuestra economía y la ayudarán a recuperarse.

Pero la victoria de Fiyi sobre el virus será efímera a menos que la comunidad mundial pueda acelerar la vacunación en todo el mundo. Es terrible que los países más ricos ya estén considerando la posibilidad de administrar terceras dosis o refuerzos a sus ciudadanos, mientras que millones de personas, incluido el personal sanitario en primera línea del mundo en desarrollo, no pueden acceder a una sola dosis. Cada día se pierden miles de vidas en todo el mundo a causa del virus. La mayoría representan nuestro fracaso colectivo en poner las vacunas a disposición de los países en desarrollo.

Hay que acabar con el nacionalismo de las vacunas. El G7, el G20 y las instituciones financieras multilaterales no han logrado detenerlo. Solo la ONU puede llenar esta falta de liderazgo. Me sumo a otros líderes para pedir a la ONU que convoque una reunión especial urgente de líderes para acordar un plan detallado, con plazos y costes, para la vacunación completa de los países en desarrollo.

La desigualdad en las vacunas es un síntoma de una injusticia mucho mayor, inherente al sistema económico internacional. Esta injusticia radica en la distribución desigual de la financiación, o del acceso a la misma, que puede alimentar una recuperación.

Mientras que las naciones ricas han impulsado sus economías mediante la impresión y la inversión de billones a tipos de interés casi nulos, las naciones en desarrollo, en particular los Estados pequeños, han tenido que pedir préstamos a tipos de interés punitivos simplemente para mantener a nuestros pueblos vivos, alimentados y sanos.

Durante la pandemia, mi gobierno puso en marcha el mayor programa de transferencias monetarias de nuestra historia, concediendo cientos de millones de dólares en subsidios por desempleo a casi un tercio de la población adulta de Fiyi. Además, ampliamos algunos de nuestros programas de protección social, como las pensiones para los ancianos y el apoyo económico a los discapacitados y otras comunidades vulnerables.

La alternativa era la indigencia masiva, que no aceptaríamos. Pero para pagarla, tuvimos que endeudarnos, empujados por una reducción masiva de los ingresos públicos.

Necesitamos un marco más innovador para la financiación del desarrollo que tenga en cuenta las necesidades únicas de los PEID (pequeños estados insulares en desarrollo). Asimismo, debemos adoptar un marco más sofisticado de evaluación de la sostenibilidad de la deuda que incorpore la urgencia de crear resiliencia y se libere de las normas del siglo XX.

Esta pandemia ha sido una dolorosa lección sobre a dónde puede llevar la acción unilateral y a dónde no están dispuestas a llegar nuestras instituciones multilaterales. Debemos encontrar nuevas fronteras de cooperación si queremos tener alguna posibilidad de evitar futuras pandemias, o de evitar lo peor del cambio climático. Para que los pequeños Estados puedan volver a ser más verdes, más azules y mejores, necesitaremos tener la misma voz y voto en las decisiones que determinan nuestro futuro. Los pequeños Estados necesitan que nuestros intereses sean escuchados, comprendidos y que se actúe en consecuencia.

Pese a todos los discursos que escuchamos sobre salvar el planeta, los compromisos colectivos del mundo son míseros. Es como escupir a los vientos fuertes de las supertormentas provocadas por el clima.

El clima va camino de alcanzar los 2,7 grados centígrados de calentamiento global, lo que supondría la pérdida de naciones enteras de baja altitud del Pacífico y de enormes trozos de costa en todo el mundo. También supone la devastación frecuente por inundaciones, ciclones, crecidas costeras e incendios forestales. Augura conflictos por el clima, migraciones masivas y el colapso de los sistemas alimentarios y los ecosistemas. Es espantoso. Es inimaginable. Pero es hacia donde nos dirigimos.

Desde marzo de 2020, Fiyi ha sufrido tres ciclones, dos de los cuales se acercaron a la categoría cinco. El pueblo de Fiyi es muy fuerte. Hemos soportado mucho y aún nos queda mucho que soportar. Pero me he cansado de aplaudir la resiliencia de mi pueblo. La auténtica resiliencia no se define solo por el valor de una nación, sino por nuestro acceso a los recursos económicos.

Actualmente, los PEID pueden acceder a menos del 2 % de la financiación climática disponible. Para construir una Fiyi realmente resiliente, necesitamos acceder a subvenciones específicas con un rápido despliegue, a financiación en condiciones favorables a largo plazo y a herramientas e instrumentos financieros establecidos a través de la colaboración y la asociación entre el sector público y el privado.

La economía de Fiyi depende de un océano sano, por lo que estamos dando pasos audaces para revertir su declive actual. Nos hemos comprometido a una gestión 100 % sostenible de la ZEE (Zona Económica Exclusiva) y a declarar el 30 % como zonas marinas protegidas para 2030. Estamos ampliando las inversiones en acuicultura sostenible, cultivo de algas y pescado procesado de alto valor.

Pero no podemos hacerlo solos. Necesitamos que el sistema mundial ponga fin a la pesca ilegal, no declarada ni regulada. Esperamos que los Estados miembros de la ONU acuerden un nuevo tratado para preservar las aguas marinas que se encuentran fuera de las jurisdicciones nacionales.

Dentro de un mes, nos reuniremos en Escocia para una COP de enormes consecuencias. La misión del Pacífico en Glasgow es clara: debemos mantener en pie el objetivo del 1,5.

Esto requiere enormes reducciones de las emisiones para 2030 que encaminen a las grandes naciones hacia la senda de las cero emisiones netas antes de 2050.

Los líderes que no tengan el valor de desvelar estos compromisos y paquetes políticos en la COP26 no deberían molestarse en reservar un vuelo a Glasgow. En su lugar, ellos (y los intereses egoístas que representan) deberían atenerse a las consecuencias que corresponden a la gravedad de lo que están desencadenando en nuestro planeta.

Si no toleramos la guerra entre Estados, ¿cómo podemos tolerar una guerra contra el planeta, contra la vida que sustenta y contra las generaciones futuras? Esa es la firme línea roja que las naciones del Pacífico trazarán en Glasgow. Exigimos cero emisiones netas y aceptamos cero excusas.

En la COP26, el hemisferio norte debe cumplir finalmente con los 100 000 millones de dólares anuales de financiación para el clima y acordar una vía para aumentar los compromisos de financiación hasta al menos 750 000 millones de dólares anuales a partir de 2025.

Si podemos gastar billones en misiles, drones y submarinos, podemos financiar la acción climática. Es un crimen que los pequeños Estados insulares en desarrollo vulnerables del Pacífico apenas puedan acceder a un 0,05 % de la financiación climática disponible actualmente para protegernos de una crisis existencial que no hemos ocasionado.

He aquí los retos a los que nos enfrentamos, y debemos encontrar el valor para afrontarlos de frente. Las consecuencias de no hacerlo son impensables. [IDN-InDepthNews, 28 de septiembre de 2021]

Foto: primer ministro de Fiyi en su intervención ante la Asamblea General de la ONU de forma virtual el 25 de septiembre de 2021. Fuente: sitio web oficial del primer ministro.

Newsletter

Striving

Striving for People Planet and Peace 2021

Mapting

MAPTING

Partners

SDG Media Compact


Please publish modules in offcanvas position.