NOTE! This site uses cookies and similar technologies.

If you not change browser settings, you agree to it.

I understand

SDGs for All

SDGs for All is a joint media project of the global news organization International Press Syndicate (INPS) and the lay Buddhist network Soka Gakkai International (SGI). It aims to promote the Sustainable Development Goals (SDGs), which are at the heart of the 2030 Agenda for Sustainable Development, a comprehensive, far-reaching and people-centred set of universal and transformative goals and targets. It offers in-depth news and analyses of local, national, regional and global action for people, planet and prosperity. This project website is also a reference point for discussions, decisions and substantive actions related to 17 goals and 169 targets to move the world onto a sustainable and resilient path.

El Consejo de Seguridad se actualiza sobre conflictos que causan hambre severa

Análisis por Jaya Ramachandran

BERLIN | ROMA (IDN) - El Consejo de Seguridad de la ONU se enfrenta a una situación crítica y sin precedentes: se ha advertido que "los conflictos prolongados que afectan a 17 países" han conducido a más de 56 millones de personas a niveles de "crisis" o "emergencia” de inseguridad alimentaria, y están obstaculizando los esfuerzos mundiales para erradicar la desnutrición.

Al mismo tiempo, de acuerdo con un informe reciente realizado por el PNUMA y el Instituto de Recursos Mundiales (WRI), alrededor de un tercio de todos los alimentos producidos en todo el mundo, equivalentes a un valor de alrededor de US$1 trillón, se pierde o se desperdicia en los sistemas de producción y consumo de alimentos.

Las 56 millones de personas atrapadas en un círculo vicioso de violencia y hambre llegan aproximadamente a cinco millones más que la población de Sudáfrica y unos cinco millones menos que la de Italia. Encabezando la lista en términos de la magnitud del número de personas cuya seguridad alimentaria está siendo afectada negativamente por los conflictos en curso, se encuentran Yemen y Siria.

En Yemen, 14 millones de personas - más de la mitad de la población - se encuentran en un estado de crisis de hambre o de emergencia. En Siria, donde 8,7 millones de personas - el 37 por ciento de la población antes de que estallara el conflicto hace cinco años - necesitan urgentemente alimentos, asistencia en nutrición y medios de subsistencia.

Un asombroso 89 por ciento de todos los refugiados sirios en el Líbano actualmente requiere urgentemente alimentos, asistencia en nutrición y medios de vida, dice una nueva serie de 17 informes por países, elaborados por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

17 países en los que el conflicto ha afectado significativamente la seguridad alimentaria son: Haití y Colombia en América Latina y el Caribe; Burundi, República Centroafricana (RCA), República Democrática del Congo (Congo I + D), Guinea Bissau, Costa de Marfil, Liberia, Mali, Somalia, Sudán del Sur y Sudán en África; Líbano, Irak, Siria y Yemen en el Medio Oriente; y Afganistán en Asia.

Además, la violencia asociada con el grupo extremista islámico, Boko Haram, está afectando negativamente a Nigeria, Níger, Chad y Camerún. El número de personas desplazadas en la región se ha triplicado en los últimos dos años, acompañado por el aumento de los niveles de hambre y malnutrición.

En Sudán del Sur, donde la situación se está deteriorando rápidamente, 4,8 millones de personas - aproximadamente el 40 por ciento de la población - están en urgente necesidad de alimentos, asistencia en nutrición y medios de vida, informan los dos organismos alimentarios de la ONU.

En los países que salen de largos períodos de luchas civiles, como Colombia y la República Centroafricana, millones de personas todavía están luchando con los altos niveles de inseguridad alimentaria.

Mientras que el número total de personas en situación de inseguridad alimentaria en otros países es más bajo, añade el informe conjunto, la proporción de personas que sufren graves niveles de inseguridad alimentaria se contabiliza por sobre la mitad de la población total.

El Director General de la FAO, José Graziano da Silva, y la Directora Ejecutiva del PMA, Ertharin Cousin, subrayan en su introducción a los informes al Consejo de Seguridad de cómo el hambre alimenta la violencia e impulsa una mayor inestabilidad. "El conflicto es una de las principales causas del hambre - cada hambruna en la era moderna se ha caracterizado por conflictos", advierten.

Y añade: "El conflicto socava la seguridad alimentaria de múltiples maneras: destruyendo los cultivos, la ganadería y la infraestructura agrícola, perturbando los mercados, provocando desplazamientos, creando miedo e incertidumbre sobre el cumplimiento de las necesidades futuras, dañando el capital humano y contribuyendo a la propagación de enfermedades, entre otros. Los conflictos también crean problemas de acceso para los gobiernos y las organizaciones humanitarias, que a menudo tienen dificultades para llegar a los necesitados".

La importancia de los informes sobre la situación de seguridad alimentaria en los países afectados por conflictos, que el Consejo de Seguridad recibirá periódicamente por parte de la FAO y el PMA, se destaca por el hecho de que el Consejo "toma el control en la determinación de la existencia de una amenaza a la paz o acto de agresión".

Las dos agencias de la ONU también señalaron que, de acuerdo con estimaciones recientes, aproximadamente la mitad de los pobres a nivel global viven en estados que se caracterizan por el conflicto y la violencia. En esos lugares puede haber hasta tres veces más probabilidades de que las personas estén desnutridas, en comparación con aquellos que viven en zonas más estables.

"Abordar el hambre puede ser una contribución significativa a la consolidación de la paz", enfatizaron los dirigentes de la FAO y el PMA, y agregaron: "La Agenda 2030 [Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible] reconoce la paz como una condición de valor umbral vital para el desarrollo, así como un resultado de desarrollo en su derecho propio."

El Consejo de Seguridad de hecho puede manejar niveles de “crisis” o "emergencia" de la inseguridad alimentaria mediante la participación de la Comisión de Consolidación de la Paz (CCP), "un órgano consultivo intergubernamental que apoya los esfuerzos en pro de la paz en los países que salen de situaciones de conflicto y sirve como complemento clave para la capacidad de promoción de la paz mundial de la comunidad internacional”.

La Comisión de Consolidación de la Paz desempeña un papel único en (1) reunir a todos los agentes pertinentes, incluidos los donantes internacionales, las instituciones financieras internacionales, gobiernos nacionales, los países que aportan contingentes; (2) conseguir recursos y (3) asesorar y proponer estrategias integradas de consolidación de la paz y su recuperación, donde sea el caso, poniendo de relieve los vacíos que amenazan con socavar la paz.

Los países en el programa PBC son: Burundi, Sierra Leona, Guinea, Guinea-Bissau, Liberia; y la República Centroafricana.

Las Naciones Unidas también han estado gastando miles de millones en ayudar en la navegación por el difícil camino del conflicto a la paz en diferentes partes del mundo. La Asamblea General de la ONU aprobó el 17 de junio de 2016 la cantidad de USD 7,86 millones para 15 misiones de paz durante los próximos doce meses.

El presupuesto aprobado para el ejercicio económico del 1º de julio de 2015 al 30 de junio de 2016 asciende a alrededor de 8,27 mil millones de dólares - menos de la mitad del uno por ciento de los gastos militares mundiales (estimado en $1.747 millones en 2013).

Los 10 primeros proveedores de cuotas para las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU en 2013-2015 son: Estados Unidos (28,38%); Japón (10,83%); Francia (7,22%); Alemania (7,14%); Reino Unido (6,68%); China (6,64%); Italia (4,45%); Federación de Rusia (3,15%); Canadá (2,98%); y España (2,97%).

Las operaciones de la ONU para el mantenimiento de la paz durante el año fiscal del 1 de julio de 2016 al 30 de junio de 2017, tendrán como objetivo la región de Abyei en Sudán, la República Centroafricana, Costa de Marfil, Chipre, Darfur, República Democrática del Congo, Golán, Haití, Kosovo, Liberia, Mali, Somalia, Sudán del Sur, Sahara occidental y Somalia. Varios de estos países están amenazados por una aguda inseguridad alimentaria. [IDN-InDepthNews - 31 de julio de 2016]

Foto: Al menos 7 millones de personas en todo Yemen viven bajo los niveles de emergencia de la inseguridad alimentaria. Más de 7,1 millones de personas se encuentran en un estado de crisis, según la última evaluación. Crédito: PMA / Asmaa Waguih.

Newsletter

Striving

Striving for People Planet and Peace 2018

Mapting

MAPTING

Fostering Global Citizenship

Partners

 


Please publish modules in offcanvas position.