NOTE! This site uses cookies and similar technologies.

If you not change browser settings, you agree to it.

I understand

Reporting the underreported about the plan of action for People, Planet and Prosperity, and efforts to make the promise of the SDGs a reality.
A project of the Non-profit International Press Syndicate Group with IDN as the Flagship Agency in partnership with Soka Gakkai International in consultative status with ECOSOC.


SGI Soka Gakkai International

 

78 000 millones de dólares al año serán suficientes para erradicar la pobreza extrema

El punto de vista de Jonathan Power

"Poner fin a la pobreza en todas sus formas y en todas partes" es el primero de los 17 objetivos de las Naciones Unidas. Los datos más recientes indican que costaría solo 78 000 millones de dólares al año, menos del 0,1 % del PIB mundial, erradicar la pobreza extrema. De hecho, existe un argumento para dar prioridad a esta cuestión sobre la financiación de la lucha contra el calentamiento global, y es que es una causa mucho más barata de lo que se estima necesario que para detener el calentamiento global, dado que se invierten 2,5 billones de dólares cada año en la cuestión energética, dirigidos principalmente a las energías renovables.

LUND, Suecia (IDN): "Mentiras, malditas mentiras y estadísticas". "Se puede rebatir cualquier hecho con estadísticas". En esta afirmación hay algo de verdad. Sin embargo, algunas estadísticas son necesarias, reveladoras y sorprendentes. Muchos de nosotros, si se nos pregunta acerca de la situación de los pobres en Estados Unidos, diríamos que, en los últimos dos siglos, ha progresado poco. Pero hay que mirar las estadísticas, los datos.

Es cierto que muchas personas viven en barrios marginales y guetos, pero hoy tienen fontanería interior, calefacción, electricidad, una vida libre de viruela y de tuberculosis, una nutrición adecuada, mortalidad infantil y materna mucho menores, una esperanza de vida duplicada, atención médica cada vez más sofisticada, la disponibilidad de anticonceptivos, educación secundaria para sus hijos, autobuses, trenes, coches y bicicletas, mucho menos prejuicios raciales, una jubilación más prolongada, una mejor calidad de los productos que compran, mejores condiciones de trabajo y el derecho a votar.

Un tiempo, esto eran lujos que solo los más ricos podían disfrutar.

Para Europa, Canadá y Japón es lo mismo, incluso si la pobreza no está tan arraigada. En los últimos años, esta es la experiencia de la mayor parte de América Latina, aunque el 20 % todavía vive en una pobreza real. También en Oriente Medio (incluyendo Irak y Siria antes de sus guerras). En China, India, Pakistán, Sri Lanka, el sudeste de Asia y el norte de África, ha habido un buen progreso. En África, menos, pero varios países están consiguiéndolo: Sudáfrica, Nigeria, Costa de Marfil, Ghana, Senegal, Ruanda, Gabón, Etiopía, Tanzania, Uganda y Kenia.

El autor de "Bourgeois Equality", Deirdre McCloskey, denominó esto "El gran enriquecimiento".

Los más pobres, que viven con ingresos de menos de 2 $ al día, no lo han notado demasiado, pero son una clase que disminuye rápidamente. Desde 1993 a 2013, el número de personas muy pobres se redujo en más de mil millones. Entre 1990 y 2010, el porcentaje de niños que murieron antes de cumplir los cinco años disminuyó a casi la mitad. Los mayores descensos ocurrieron en India y China durante la época del primer ministro Manmohan Singh y el presidente Hu Jintao.

Según The Economist, la persona promedio entre los más pobres vive con 1,33 $ al día. Llevaría solo 0,57 $ por persona abolir la pobreza extrema. Esto costaría solo 78 000 millones de dólares al año, menos del 0,1 % del PIB mundial. De hecho, existe un argumento para dar prioridad a la abolición de la peor pobreza sobre la financiación de la lucha contra el calentamiento global. Es una causa mucho más barata de lo que se estima necesario para detener el calentamiento global. Las proyecciones actuales estiman que el mundo debería invertir 2,5 billones de dólares al año en la cuestión energética, casi totalmente dirigidos a las energías renovables.

También es una causa más urgente, dado que es algo que la gente está sufriendo en este momento, mientras que el impacto severo del calentamiento global no se producirá en otros diez o veinte años. Por supuesto, debemos ocuparnos de ambas cosas. Los recursos están ahí, reservados a los presupuestos militares. Si la justificación del gasto militar es "defensa", ¿no es una prioridad "defender" las vidas de los más pobres y "defender" nuestro planeta?

A pesar de ciertas creencias populares, el mundo se ha convertido en un lugar más igualitario desde la crisis financiera mundial que comenzó hace once años. El crecimiento de Brasil, India y China ha llevado a la mayor disminución de la desigualdad desde que comenzara la Revolución Industrial en Gran Bretaña.

El mundo también se ha convertido en un lugar menos violento. Nunca ha habido tan pocas guerras como desde el final de la Guerra Fría. Según un estudio magistral de Stephen Pinker de 2011, "The Better Angels of Our Nature", la tasa mundial de muertes por guerras ha caído de 300 por cada 100 000 personas durante la Segunda Guerra Mundial a números de 1 cifra en la década de 1970 y 80, y a menos de 1 este siglo.

El 60 % del mundo es ahora democrático (en 1940 se podía contar el número de países con los dedos de las manos). Los países democráticos casi nunca se declaran la guerra.

Las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU han aumentado exponencialmente, aportando mucho éxito. Con los presidentes Barack Obama y Donald Trump, como lo ha demostrado la situación en Siria, Estados Unidos, la superpotencia mundial, se está volviendo asustadiza acerca de entrar en guerras y hoy en día se habla más de cuándo se van a retirar.

Las tasas de asesinatos y delitos han caído considerablemente. Las personas pobres son aquellas desproporcionadamente afectadas por el crimen. La tasa de asesinatos en Europa se ha reducido 35 veces desde la Edad Media. Aunque, entre las décadas de 1970 y 1980, las tasas de homicidios volvieran a incrementarse desde sus mínimos históricos, revirtiendo el progreso realizado desde finales del siglo XIX, han caído bruscamente en el siglo XXI en 75 países. Los crímenes con violencia se han reducido especialmente en el mundo desarrollado. Esto no se debe a una subida en el número de encarcelamientos. Las tácticas policiales han mejorado notablemente. Las pruebas de ADN han permitido rastrear a los delincuentes con mayor facilidad.

El aborto está más ampliamente disponible y, por lo tanto, el número de niños nacidos de drogadictos, alcohólicos y madres solteras que no pueden hacer frente a un bebé y que, por lo tanto, es más probable que recurran a la delincuencia, se ha reducido significativamente. Otro factor importante es la abolición del plomo en la gasolina (gasolina) en 175 países. La exposición al plomo daña el cerebro de las personas. Las partes del cerebro dañadas por el plomo son las mismas que controlan los impulsos agresivos de las personas. El crimen se disparó a mediados y finales del siglo XX, cuando los coches y los camiones se extendieron por todo el mundo.

Rodeados aún de pobreza, la degradación ambiental, la injusticia, los rumores sobre guerras y el miedo al crimen, tendemos a creer lo peor. Los medios, con su enfoque catastrofista, no ayudan. Pero las estadísticas y los hechos revelan otra historia. Eso debería darnos la fuerza y la esperanza de seguir luchando. Podemos hacer del mundo un lugar aún mejor.

Nota: Jonathan Power fue, durante 17 años, columnista de asuntos exteriores y comentarista del International Herald Tribune. Copyright: Jonathan Power. Sitio web www.jonathanpowerjournalist.com. [IDN-InDepthNews - 12 de noviembre de 2019]

Crédito de la foto: Instituto de Estudios de Seguridad.

Newsletter

Striving

Striving for People Planet and Peace 2020

Mapting

MAPTING

Fostering Global Citizenship

Partners

SDG Media Compact


Please publish modules in offcanvas position.