NOTE! This site uses cookies and similar technologies.

If you not change browser settings, you agree to it.

I understand

SDGs for All

SDGs for All is a joint media project of the global news organization International Press Syndicate (INPS) and the lay Buddhist network Soka Gakkai International (SGI). It aims to promote the Sustainable Development Goals (SDGs), which are at the heart of the 2030 Agenda for Sustainable Development, a comprehensive, far-reaching and people-centred set of universal and transformative goals and targets. It offers in-depth news and analyses of local, national, regional and global action for people, planet and prosperity. This project website is also a reference point for discussions, decisions and substantive actions related to 17 goals and 169 targets to move the world onto a sustainable and resilient path.

Líderes de fe juegan un papel crucial en la reducción del riesgo de desastres

Por Jaya Ramachandran

GINEBRA (IDN) - Representantes de organizaciones religiosas, organismos de las Naciones Unidas, ONG e instituciones académicas han destacado la necesidad de comprometerse con las comunidades religiosas locales para reducir la vulnerabilidad al riesgo de desastres, escuchando y teniendo en cuenta las voces, especialmente de las mujeres, quienes a menudo son las más afectadas.

Una mesa redonda antes del Día Internacional de la Reducción de Desastres, que se celebra el 13 de octubre, también abogó por apoyar a las comunidades religiosas locales con actividades de reducción de riesgo de desastres (DRR) y maximizar la contribución de las organizaciones religiosas, "utilizando" su capital espiritual.

La mesa redonda hizo un llamamiento adicional para trabajar activamente para eliminar la creencia profundamente arraigada de que los desastres son un castigo dado por Dios, asegurando que los lugares de culto están preparados para responder a los desastres, mejorando así el papel de los líderes de fe como comunicadores.

La discusión fue organizada el 10 de octubre en el Centro Ecuménico de Ginebra, Suiza, por Soka Gakkai International (SGI), la Iniciativa de Aprendizaje Conjunto sobre Fe y Comunidades Locales (JLIF & LC) y el Consejo Mundial de Iglesias (CMI). Se centró en "La contribución de las OBF (organizaciones religiosas) al Marco Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres".

El Marco Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres (Marco de Sendai) es un acuerdo voluntario, no vinculante de 15 años (2015-2030). Fue aprobado por la Asamblea General de la ONU después de la Tercera Conferencia Mundial de Naciones Unidas sobre la Reducción del Riesgo de Desastres (WCDRR). Su objetivo es reducir sustancialmente el riesgo de desastres y las pérdidas de vidas, medios de subsistencia y salud, así como los activos económicos, físicos, sociales, culturales y ambientales de las personas, las empresas, las comunidades y los países.

Denis McLean, de la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR), dijo que las redes basadas en la fe representan un invaluable "capital espiritual". En Tacloban, Filipinas, durante el Tifón que mató a 6000 personas en diciembre de 2013, recordó, las instituciones religiosas fueron los principales proveedores de apoyo, capacitando a los individuos para encontrar la fuerza necesaria para hacer frente a su pérdida.

José Riera-Cezanne, del ACNUR (Agencia de la ONU para los Refugiados), destacó que el papel desempeñado por los líderes de fe, las instituciones religiosas y las OBFs en la provisión de resiliencia ante las dificultades y adversidades ha adquirido un notable reconocimiento en las comunidades humanitarias.

Los actores religiosos suelen gozar de una confianza especial. Hablan con los corazones y las mentes de las personas, y son capaces de cambiar actitudes y comportamientos. También desempeñan un papel en el bienestar público en lugares donde las instituciones nacionales y la prestación de servicios son débiles. Iglesias, mezquitas y otros lugares de culto a menudo sirven como foros para que la gente hable sobre lo que está en sus mentes y para compartir mensajes sobre asuntos de interés para toda la comunidad.

Riera-Cezanne dijo que las oficinas del ACNUR ya se estaban asociando con ONG religiosas, comunidades religiosas locales y líderes religiosos. Es probable que esta cooperación crezca en la Agenda para el Desarrollo Sostenible de 2030.

Una pregunta clave para los socios de las Naciones Unidas ha sido cómo los recursos que estas organizaciones traen a la mesa -humano, financiero y espiritual- pueden ser comprendidos de mejor manera y aprovechados más eficazmente por todos aquellos que trabajan para servir a las mismas comunidades.

Las líneas rojas que podrían impedir la cooperación entre los diversos actores religiosos, si se cruzan, incluyen comportamientos tales como antagonismo hacia o exclusión de miembros de otras creencias religiosas; incitación a la violencia dirigida contra individuos o comunidades de otra fe; proselitismo y presión para convertirse como una condición previa para el apoyo continuo; matrimonio precoz, estereotipos de género y estigma y discriminación.

El enorme aumento del número de refugiados y personas desplazadas en el Medio Oriente desató tanto el interés como la preocupación por los roles desempeñados por los líderes religiosos, las organizaciones religiosas y las comunidades religiosas locales para brindar protección y asistencia a los refugiados y solicitantes de asilo, dijo Riera-Cezanne.

De hecho, esto llevó al entonces Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, António Guterres, nuevo Secretario General de las Naciones Unidas, a dedicar su Diálogo anual sobre los desafíos a la protección en 2012 al tema "Fe y protección".

Dinesh Suna de la Red Ecuménica del Agua (EWN), una iniciativa del Consejo Mundial de Iglesias, compartió la buena práctica de CASA (Auxiliar de Acción Social de la Iglesia, miembro de ACT Alliance y del CMI). En 1999, Super Cyclone golpeó Orissa y más de 10.000 personas murieron. CASA participó en el proceso de Preparación y Mitigación de Desastres Basados en la Comunidad y desempeñó un papel proactivo en la concientización en la comunidad.

Christophe Arnold, de ACT Alliance, explicó el papel desempeñado por los líderes religiosos en la Respuesta al Ébola. Durante la crisis, uno de los principales retos fue el alto nivel de estigma y temor hacia los mensajes de los médicos. La gente no creía en ellos y seguía utilizando las mismas prácticas funerarias a través de las cuales el ébola se estaba propagando más fácilmente.

Olivia Wilkinson, de JLIF&LC, compartió información basada en la evidencia en las Comunidades Religiosas Locales (LFCs) y el compromiso religioso en la respuesta humanitaria. Los LFC superan la vulnerabilidad a través de la fuerza de sus redes comunitarias ya establecidas y su capacidad para usar este sentido de comunidad para construir resistencia.

El contexto espiritual del desastre no debe ser ignorado, ya que es una parte importante de la comprensión de la percepción del riesgo, dijo Wilkinson. Al involucrarse con las comunidades religiosas locales, estas percepciones pueden ser mejor comprendidas y ayudar a fortalecer la pertinencia y la conveniencia de las intervenciones para reducir el riesgo de desastres.

Por ejemplo, en Filipinas, la capacitación de pastores locales en preparación y reducción de riesgos fue un componente clave para superar el sentimiento de vulnerabilidad. A raíz del tifón Haiyan, muchos pastores locales estuvieron muy involucrados en los esfuerzos de preparación y reducción de riesgos en sus comunidades locales. Los entrenamientos fueron reflexiones de su pensamiento, entrelazados con el conocimiento técnico de la RRD, el aprendizaje bíblico y la inspiración para proporcionar una concepción holística de la reducción del riesgo de desastres.

Nobuyuki Asai de la SGI dijo que, después del Gran Terremoto del Este de Japón en 2011 y el terremoto de Kumamoto en abril de 2016, Soka Gakkai en Japón alojó a miles de personas en sus centros comunitarios y proporcionó suministros de socorro. Un camión con suministro de socorro dejó una prefectura cerca de una zona afectada sólo una hora después del terremoto y la prontitud de la respuesta fue muy útil para las comunidades afectadas.

Muchos miembros de la SGI participaron voluntariamente en actividades de socorro y en el apoyo a los refugios tanto en los centros de Soka Gakkai como en otros centros comunitarios. Las personas afectadas por el terremoto informaron que estos centros eran particularmente acogedores debido a la atención prestada por los miembros de la SGI a todos los individuos sin ninguna distinción.

Sasiwat Wongsinsawat, de la Misión Permanente de Tailandia ante la ONU, señaló que, aunque las OBF no se mencionan directamente en el Marco Sendai, se destaca el papel clave de la sociedad civil. Iglesias, mezquitas y templos budistas están entre las instituciones más antiguas que tienen vínculos con las comunidades y pueden proteger a la gente y reducir los sufrimientos.

A raíz del tsunami del Océano Índico de 2004, los monjes y monjas de los templos budistas mostraron liderazgo, dieron noticias sobre personas desaparecidas y los templos fueron convertidos en refugios, dando alivio y apoyo psicológico, por ejemplo, para profundizar el entendimiento sobre la vida y la muerte. Después del terremoto de 2011 en Japón, el Templo Budista Tailandés cerca del aeropuerto de Narita proporcionó apoyo y también fue utilizado como centro de almacenamiento y distribución. [IDN-InDepthNews - 09 de noviembre de 2016]

Foto: Roundtable. Crédito: Nobuyuki Asai | SGI

IDN es la agencia insignia del International Press Syndicate.

Striving for People Planet and Peace 2017

MAPTING

 


Please publish modules in offcanvas position.